The pool by Seahorse Rentals

Anfitriones emprendedores con Airbnb en Cancún

Datos clave:

  • 37 anuncios
  • 2015: año en el que publicaron su primer anuncio en Airbnb
  • Airbnb ofrece una plataforma con todos los servicios orientada a la gestión de propiedades
  • Otros beneficios: facilita la relación con los huéspedes y el trato con ellos siguen siendo fundamental

 

En 2015, mientras Diego buscaba trabajo como chef en Cancún, México, le sugirió a su esposa Mariana que publicara un anuncio para alquilar una habitación de su casa en Airbnb y así ganar algo de dinero extra. Aunque a Mariana, que trabajaba en un hotel local, no le convencía mucho la idea y le preocupaba su privacidad, finalmente accedió. Al final les encantó interactuar con los visitantes y ayudarles a organizar su viaje por la ciudad, así como los beneficios económicos que obtenían de hospedarlos.

«Recibir a nuestros primeros huéspedes, que venían de lugares tan lejanos como Alemania y Francia, fue increíble», afirma Mariana. 

Disfrutaron tanto de ser anfitriones que se propusieron ayudar a otros a hacer lo mismo. «Esta es una excelente manera de ser más independiente económicamente», señala. 

Mariana y Diego, gestores de propiedades de Seahorse Rentals

Esa única habitación se convirtió en la piedra angular de Seahorse Rentals, una próspera empresa de gestión de propiedades que la pareja basó casi totalmente en Airbnb. Esto les ha permitido a Diego y Mariana la flexibilidad que buscaban para criar a su hijo pequeño (y al segundo, muy pronto, que ya está en camino). Dejaron sus trabajos poco después de abrir la empresa y se convirtieron en emprendedores empresarios de la hostelería a tiempo completo.

Seahorse ahora opera 37 anuncios, incluidas dos propiedades que la pareja compró, y otras que administran para amigos y vecinos. Cuenta con tres empleados, todos residentes locales, que ayudan con el mantenimiento y el trato con los huéspedes. Más del 90 % del negocio de Seahorse viene a través de Airbnb. Diego y Mariana adoptaron la plataforma desde el principio porque su alcance les permitía atraer a los viajeros sin tener que hacer ninguna publicidad por su cuenta. Gracias a las excelentes evaluaciones que les dejaban sus huéspedes, Mariana y Diego se dieron a conocer rápidamente en un círculo más y más amplio de huéspedes potenciales, así como de otros propietarios locales que buscaban una empresa que les ayudara a gestionar su propia propiedad en Airbnb.

«La asistencia, el servicio y la seguridad que nos proporcionan es increíble. Cada vez que pensamos en anunciar nuestras propiedades en otro lugar, pensamos "¿Realmente vale la pena?"».

Mariana, gestora de la propiedad de Seahorse Rentals

Mariana cree que no podrían haber logrado un éxito tan rápido anunciándose en ninguna otra plataforma. «Acabo de recibir otra llamada de alguien a quien nos recomendaron para administrar su casa», dice Mariana. «Tenemos tantas invitaciones ahora que tuve que preguntarle cómo consiguió nuestro número». 

Si Mariana y Diego tienen algún problema, saben que la Garantía para anfitriones de Airbnb les ayuda a recuperar el valor total por cualquier daño causado a sus propiedades, lo que les da tranquilidad mientras continúan haciendo crecer el negocio.  

«La asistencia, el servicio y la seguridad que nos brindan es increíble», asegura Mariana. «Cada vez que pensamos en anunciar nuestras propiedades en otro lugar, pensamos, “¿Realmente vale la pena?”». 

Entre 2016 y 2018, los ingresos de Seahorse Rentals casi se triplicaron. El mes más rentable fue diciembre, cuando alcanzaron casi los 500 000 pesos mexicanos (algo más de 23 000 euros) en 2017 y 2018. Seahorse se ha asociado con empresas locales que organizan tours para ofrecer descuentos a sus huéspedes, así como empresas que gestionan compras personalizadas y servicios de chef para los viajeros que lo deseen. Mariana está segura de que la presencia de Airbnb ha ayudado a establecer un nuevo tipo de turismo en una región de México que era más conocida por sus resorts con todo incluido.

«Tiene un gran impacto en el centro histórico», dice Mariana. «Muchos restaurantes estaban empezando a cerrar porque la mayoría de los hoteles tienen todo incluido». Cuando la gente se queda en un Airbnb, añade, «realmente llegan a conocer el lugar que están visitando».

 

Mariana afirma que quieren seguir haciendo crecer Seahorse en Airbnb, pero más lentamente porque no quieren sacrificar su toque personal. Planean añadir solo unas tres propiedades a su oferta cada año. «Hay que poner mucha atención a cada una de ellas para asegurarse de que la experiencia de los huéspedes sea inigualable», dice Mariana.

Esa atención a los detalles ha dado sus frutos, algunos inesperados. Mariana y Diego se han hecho amigos de muchos de sus huéspedes habituales, y el año pasado Mariana visitó a su primer huésped de Airbnb durante un viaje a Alemania. «No podemos visitar a todos los que se han quedado con nosotros, pero seguimos en contacto a través de mensajes», dice Mariana. «Y en el futuro, no queremos perder la esencia de lo que hacemos». 

 


 

¿Necesitas más información? Haz clic aquí para obtener más información sobre alojamiento profesional con Airbnb.  

 

 

 

 

Recibe información actualizada en tu bandeja de entrada sobre los alojamientos profesionales en Airbnb

Suscríbete